Pronunciamiento de Caldetas




Pronunciamiento de Caldetas de los generales Luis Lacy y Milans del Bosch

General Lacy
Pronunciamiento de caldetas protagonizado por los generales Luis Roberto de Lacy y Gautier y por Lorenzo Milans del Bosch el 4 de abril de 1817.  El objetivo era organizar y dirigir una marcha militar a Barcelona para la reinstauración nuevamente de la constitución liberal de 1812.  La conspiración la organizó Milans del Bosch, cuando estaba en Caldetas (nombre popular de este pronunciamiento) tomando unos baños termales.



Desarrollo del Pronunciamiento 

Pronunciamiento de caldetas se inició el 4 de abril de 1817 en el Regimiento de Infantería de Tarragona.  Dos compañías , aGeneral Lacy y Castaños las dos caras del pronunciamiento de caldetasl mando del teniente Coronel Quer, se dirigieron al punto de reunión en Caldetas.  El plan tenía previsto la posterior marcha de las tropas al mando de los generales Lacy y Milans del Bosch hacia Barcelona. La cosa ya no empezó bien, porque a las dos compañías debían haberles seguido las restantes del regimiento. Pero el coronel se enteró de la partida de Quer, y ayudado de otros oficiales, impidió la salida del resto de las compañías.

Corrió el rumor entre los soldados que la intentona ya era conocida por las autoridades. Pensaron  que estas habían dado la orden del General Castaños de intervenir para controlar la situación. Esto provocó muchas deserciones entre la tropa de Lacy y Milans del Bosch. De esta forma Lacy y Milans quedaron aislado en Caldetas con  dos compañías que mandaba el Coronel Quer.

 

Intervención del general Castaños

Por orden del General Castaños, el General Llauder se presentó en Caldetas para identificar y arrestar a los integrantes del golpe.  Una vez conocidos los nombres de los responsables parece ser que Cástaños no puso mucho entusiasmo en lograr la captura de Lacy y Milans del Bosch, masones como él.  Ambos huyeron al monte perseguidos por varios destacamentos.

Cuando Lacy iba camino de Balmes para  tomar un barco y huir de España, fue detenido por un somatén de campesinos.  Lacy estaba imprudentemente descansando  dos días en una quinta. Avisada la columna de  Llauder, Lacy fue arrestado.  Durante el Juicio, Llauder manifestó lo inexplicable de la detención y  reprochó a Lacy su torpeza por dejarse arrestar:

General Lacy es hecho prisionero

“Mis primeras palabras fueron una reconvención, pero reconveción amistosa, no sobre la conducta que me había puesto en el caso de tener que ser el instrumento inocente y forzoso de su desgracia, sino por la extraña e incomprensible detención en su fuga.”

El General Milans del Bosch pudo escapar a Francia por los Pirineos.



El Proceso al  general Lacy 

Durante la investigación, Lacy no reconoció su participación voluntaria y consciente en el pronunciamiento de caldetas.  Manifestó su ignorancia sobre el sentido y propósitos del pronunciamiento.  Declaró a Llauder que:

“… había sido arrancado de su casa de Caldetas, muy a pesar suyo, lo cual, unido a su descuido en salvarse …, me hacía creer que realmente mi prisionero no tenía más parte en todo aquel amago que lo que la fatalidad hace a menudo tomar a hombres desprevenidos en un momento de debilidad …”

Lacy fue encerrado la Ciudadela de Barcelona.  Se formó consejo de guerra y posteriormente condenado a ser pasado por las armas. General Castaños, capitán general de Cataluña, firmó la sentencia de muerte. Comentado en dicha sentencia que se le condenaba a muerte sin asegurar que fuese el jefe de movimiento. Sorprende la declaración del General Castaños:

“Considerando sus distinguidos y bien notorios servicios, particularmente en este Principado, y con este mismo ejército que formó, y siguiendo los paternales impulsos de nuestro benigno soberano, es mi voto que el teniente general don Luis Lacy sufra la pena de ser pasado por las armas.”



Lacy es trasladado a Mallorca

Lacy gozaba de gran prestigio entre los barceloneses.  Testigos de sus gloriosos hechos contra los franceses durante la gloriosa guerra de la independencia. Para evitar desórdenes públicos en Barcelona, el gobierno decidió que el condenado fuese ejecutado en Mallorca.  El 30 de junio a las 12 de la noche, el general Lacy en compañía el fiscal, el Comandante Algarra, fue trasladado con sumo sigilo a la isla en El Carmen un pequeño buque de vela. Llegaron a la isla 3 días después, el 3 de julio. Inicialmente le comunicaron que su encierro en el Castillo de Bellver era por el cumplimiento de su sentencia.

Castillo de belver

El capitán general de Mallorca, el marqués de Coupigni y el fiscal e la causa, se presentaron en la prisión el 4 de julio para notificar al reo que iba a ser fusilado en 24 horas.  Lacy entró en la capilla, donde hizo testamento a su esposa .




Lacy es ejecutado en el castillo de Bellver

A la 5 de la mañana del 5 de julio, Lacy fue bajado al foso del castillo y por estar padeciendo un ataque de gota sentado en un sillón. Dejó admirados a los militares que iban a ejecutar la sentencia real . Él daba su última orden al pelotón encargado de su ejecución . Muriendo a los 45 años en el Castillo de Bellver de Palma de Mallorca .

castillo de belver

Así murió Luis Lacy , el organizador del pronunciamiento de caldetas. Cuyas hazañas a España y al Rey en la Mancha, Andalucía y Cataluña durante la guerra de la Independencia.  Le hicieron famoso y digno de ser héroe nacional. Murió fusilado luchando por la libertad y contra la tiranía. Dejando una reputación de lealtad a su patria

fusilamiento general Lacy organizador del pronunciamiento de caldetas

El cuerpo de Lacy volvió a Barcelona en 1820 recibiendo todos los honores de héroe nacional.      Fenando VII se sumó también al homenaje.

placa y firma Lacy