Pronunciamiento contra Fernando VII : 1814 a 1820

Los pronunciamientos militares al igual que “liberal” y “progresista” fueron expresiones  exportada por España al resto de los países. La palabra “pronunciamiento” es conocida en francés, italiano e inglés. Designa una acción militar, liderada por jefes militares y cuyo objetivo es derrocar al gobierno actual y sustituirlo por otro afín a los militares golpistas o incluso colocarse ellos mismos al frente del gobierno. Resumiendo, el pronunciamiento es un golpe militar con finalidad política.




Sus Motivos

Su origen es incierto, la palabra pronunciamiento la utilizó Polier ( 1815) y Riego ( 1820), ya entonces Riego hablaba de “heroico pronunciamiento”. La conjunción político-militar de los pronunciamientos tienen su esplendor histórico con el liberalismo español y uno de los primeros desencadenantes fuera la competencia por los nombramientos y soldadas surgida después de la Guerra de la Independencia entre los militares regulares y los irregulares .

Finalizada la Guerra de la Independencia el ejército debía integrar dos tipos de militares: los regulares, casi todos fieles al Rey, y los guerrilleros, que sin ser militares profesionales, se habían distinguido en la lucha. A la vuelta de Fernando VII, los regulares, que muchos de ellos no se pusieron de parte del pueblo el 2 de mayo, pasaron a ocupar los puestos más importantes, mientras que los irregulares fueron olvidados y relegados a puestos vacíos de poder y sin relevancia. Además el regreso de Francia de los oficiales prisioneros, ocasionó que muchos se quedaran sin empleo.

En definitiva que muchos liberales, héroes de guerra y guerrilleros se vieron relegados a destinados a oscuros y consideraron su aparcamiento a una deliberada intención de condena política. Muchos de éstos se hicieron masones y pasaron a formar parte de la facción que aspiraba a un cambio de sistema.   Los pronunciamientos fueron encabezados sin excepción por hombres del nuevo ejército.

El Manifiesto de los Persas

Además , también el malestar estaba extendido entre las filas de los políticos liberales.  Incluso entre algunos grupos monárquicos influyentes. El Manifiesto de los Persas 1814 terminó con las ilusiones de los liberales y con las promesas hechas en Valencia . El descontento estaba también en algunos realistas que, si bien no eran partidarios de una revolución, tampoco estaban conformes con la política llevada a cabo; la supresión de los periódicos, de la censura, etc.

Cada partido político tenía su espadón , en el que se apoyaba para derrocar al gobierno y lograr la alternancia política. Los autores del golpe de estado no se conformaban con recompensas o nombramientos políticos y exigían el poder. Entonces, es la opción política representada por el militar la que triunfaba, frente al resto de opciones militares y políticas.




Los más Relevantes

Fueron muchos las conspiraciones, intentos y golpes durante el siglo XIX . Entre 1814 y 1820, los 9 pronunciamientos contabilizados tenían objetivos parecidos, derrocar a Fernando VII e instaurar el liberalismo. La lista es enorme,

Milans del Bosch , pronunciamiento de Valencia,( 17 de marzo 1814);

Espoz y Mina, pronunciamiento de Pamplona ( 25 septiembre 1814);

Juan Díaz Polier , pronunciamiento de la Coruña ( 19 de septiembre 1815);

Vicente Richard, la famosa Conspiración del Triángulo( 21 febrero 1816) ;

Lacy, Milans, Torrijos , pronunciamiento de Caldetas ( 4 de abril 1817);

Juan van Halen ( 21 septiembre 1817);

San Miguel y Valledor, la conjura del Palmar ( 8 de julio 1819);

Joaquín Vidal , Lis y Calatrava , pronunciamiento de Valencia ( 1 de enero de 1819);

9 º Quiroga y Riego , de Cabezas de San Juan (1 de enero de 1820) .




El Éxito Final

Los intentos fueron muchos, también los fracasos porque no tenían el apoyo del alguna parte del pueblo. El pueblo español no entendía ni quería entender estas cuestiones y no tomaba parte en ellas. Era un tema de los políticos y de los militares que se manifestaba mediante la famosa conjunción político-militar contra el Borbón. Encendían la mecha y como el oxígeno disponible era insuficiente,se apagaba y Fernando VII seguía en su puesto.  Pero además, el pueblo llano español  la mayoría de las veces se ponía espontáneamente en contra del gople de estado. Finalmente en 1820, se logra el objetivo. Por  casualidad triunfa el Pronunciamiento de Riego y el rey felón se convierte en liberal. Pero sólo por algún tiempo, claro. La falta de respaldo de la ideas liberales era evidente en España.  Se necesitaron cerca de 10 intentos para derrocar al absolutismo fernandino.  

Ni los medios ni el sistema político alternativo inspiraron mucho a nuestros bisabuelos. Las sublevaciones fueron organizadas desde arriba, lo que ya supone una ausencia del factor popular. No debemos encontrar el éxito de la revolución de 1820,  en la buena organización y planificación del golpe. La realidad fue la extrema debilidad del régimen y  que los soldados en esta ocasión ,obedecieron y apoyaron a sus jefes y oficiales.