Manifiesto de los Persas




Manifiesto de Los Persas: Restauración del Absolutismo 

Después el retorno de Fernando VII a España, el 12 de abril de 1814,  69 diputados partidarios del Antiguo Régimen dirigieron al rey un manifiesto, con el propósito de que el monarca aboliera la Constitución del 1812. El objetivo de los 69 Persas era justificar un golpe de Estado del propio Monarca, Fernando VII para reinstaurar el Absolutismo del Antiguo RéFernando VII pintado por Goyagimen . Efectivamente, Fernando VII utilizó el Manifiesto de los Persas como base para llevar a cabo la restauración del absolutismo.

El nombre del manifiesto se debe a su encabezamiento: “Es costumbre de los persas…”. , en si artículo 1º dice:

“Señor”:

“1.- Era costumbre en los antiguos Persas pasar cinco días en anarquía después del fallecimiento de Manifiesto de los Persassu Rey; a fin de que la experiencia de los asesinatos, robos y otras desgracias les obligase a ser más fieles a su sucesor.    

Para serlo España a V. M. no necesitaba igual ensayo en los seis años de su cautividad, del número de los Españoles que se complacen al ver restituido a V. M. al trono de sus mayores, son los que firman esta reverente exposición con el carácter de representantes de España; mas como en ausencia de V. M. se ha mudado el sistema que regía al momento de verificarse aquélla, y nos hallamos al frente de la Nación en un Congreso que decreta lo contrario de lo que sentimos, y de lo que nuestras Provincias desean, creemos un deber manifestar nuestros votos y circunstancias que los hacen estériles, con la concisión que permita la complicada historia de seis años de revolución.” Según los firmantes, la situación anárquica era consecuencia de la aplicación de la Constitución de Cádiz de 1812, lo que exigiría restaurar el orden”.



Contenido del Manifiesto

Fernando VII deroga la constitucionEl objetivo del manifiesto no era sólo la reinstauración del absolutismo , sino que partiendo de la tradición de la política española, proponían reformas políticas, administrativas y sociales, y no se limitaba a rechazar la constitución de las Cortes de Cádiz.

Comienza una breve Real Orden de 12 de mayo de este año, en la que Macanaz, ministro de Gracia y Justicia, comunica a Bernardo Mozo de Rosales, primero en la lista de firmas del manifiesto, que la Representación merece la aprobación del rey, quien al mismo tiempo desea que los sentimiento de los diputados contrarios a las novedades revolucionarias sean conocidos en todas las provincias y difundidos por la prensa. Continua con el texto del manifiesto , que se compone de 143 párrafos; y finaliza con la petición al Rey y con la lista de firmas
Enlace all texto del Manifiesto de los Persas



La Restauración del Absolutismo: 1813 a 1820

Los hechos sucedieron según la siguiente cronología:

1) Diciembre de 1813, Napoleón y Fernando VII, firman el Tratado de Valençay, donde se establece que Fernando VII debía regresar a España como Monarca legítimo.

2) Marzo de 1814, con un ambiente político en España, poco favorable al absolutismo, Fernando VII decidió abandonar su retiro de Valençay y trasladarse a España. En lugar de trasladarse a Madrid, como las Cortes le habían indicado, prefirió desviarse, primero a Zaragoza y más tarde a Valencia, a donde llegó el 16 de abril. Durante este periodo Fernando VII toma el pulso de sus consejeros y establece consultas con el Embajador inglés en España, Henry Wellesley, hermano del Duque de Wellington. Tanto sus consejeros, los generales Eguía y Elío, como el Embajador se mostraron favorables a derogar la Constitución de Cádiz. El deseo del propio Wellington, era la implantación en España de una Monarquía constitucional al estilo de la inglesa .

3) 12 de abril de 1814, Manifiesto de los Persas

Derogación de la Constitución de 1812

4) 4 de mayo de 1814, el decreto de la restauración del absolutismo. Expedido en Valencia, con este Decreto el Monarca derogaban la Constitución de 1812 y todos los Decretos aprobados por las Cortes de Cádiz, declarándolos «nulos y de ningún valor ni efecto, ahora ni en tiempo alguno, como si no hubiesen pasado jamás tales actos, y se quitasen de en medio del tiempo…». Fernando VII acusaba a las Cortes de haberse convocado «de un modo jamás usado en España aun en los tiempos más arduos», al no haber sido llamados «los Estados de la Nobleza y Clero, aunque la Junta Central lo había mandado». Las Cortes, a juicio del «deseado», le habían despojado de su soberanía desde el mismo día de su instalación, «atribuyéndola nominalmente a la Nación, para apropiársela así ellos mismos, y dar a ésta después, sobre tal usurpación, las Leyes que quisieron…».

5) 5 de mayo de 1814, Fernando VII salió de Valencia y emprendió una marcha triunfal hacia Madrid. El entusiasmo popular en Madrid ante el retorno del Deseado fue inmenso. Estos son los versos publicados en el Diario de Madrid y recogidos por Mesoneros Romanos:

“España triste por su Rey ausente
En horrores de fuego, sangre y llanto
Sufrió seis años el mayor quebranto,
Pues no hay historia que un igual nos cuente.
¡Oh vil Napoleón! ¡Voraz serpiente!
¡Oh fiero monstruo de infernal espanto!
El móvil eres de trastorno tanto,
Y el orbe entero tus rigores siente.
El hispano valor y su constancia,
Por Religión y Patria peleando,
Humillaron ¡tirano! tu arrogancia.
Dios a tan justa causa prosperando,
Libró del cautiverio de la Francia
A nuestro amado Rey. ¡Viva Fernando!”




Se disuelven Las Cortes

6) 10 de mayo de 1814, las Cortes fueron disueltas.

Con el inicio de la nuevo reinado de Fernando VI, España volvía al Antiguo Régimen y volvió la Monarquía Absolutista. Quedaron reinstaurada la Inquisición, el Consejo Real, volvieron los Jesuitas ( expulsados por Carlos III), volvieron los Mayorazgos y Señoríos; también se prohibieron muchos periódicos, a excepción de la Gaceta de Madrid y el Diario de Madrid.

Los liberales sufrieron una dura represión, muchos fueron detenidos o asesinados y otros marcharon al exilio a partir de 1814. Algunos pasaron a Inglaterra como Conde de Toreno y a Álvaro Flórez Estrada y otros con peor suerte, pasaron a los calabozos, como Agustín de Argüelles, Francisco Martínez de la Rosa y Calatrava.

En realidad en Europa, la situación era favorable para la vuelta al Antiguo Régimen. Las potencias vencedoras de Napoleón organizaron en el Congreso de Viena.  Donde participó España, un nuevo mapa europeo restableciendo el absolutismo, y creando la Santa Alianza para su defensa.

Los liberales sin base social, sólo contaban con los militares jóvenes para organizar los números pronunciamientos desde las Sociedades (masónicas) Secretas. Los pronunciamientos fueron fracasando por falta de apoyo popular y militar, hasta el 1 de enero de 1820, cuando Rafael de Riego logró sublevar el ejercito expedicionario que iba a embarcar para América y en cabezas de San Juan proclamó su pronunciamiento, lo que para desgracia de los fernandinos, terminó con la jura de Fernando VII de la constitución el Cádiz.



Trienio Liberal : 1820 a 1823

Fernando VII sale de Madrid

 

Fernando VII , a pesar de su voluntad, se vio obligado a jurar la Constitución de 1812. Una amnistía permitió a los liberales su regreso del exilio. Como resultado Las Cortes reinstauraron el liberalismo de ideas y del comercio.   Volvió la libertad de prensa, volvieron a suprimir los mayorazgos y los señoríos, siguieron con la implantación de las desamortizaciones y la supresión de la Inquisición. Instauraron también la Milicia Nacional, un cuerpo de voluntarios armados en cada provincia para defender las reformas constitucionales.Fernando VII es llevado al Puerto de Santa María

El Rey hizo lo que pudo para retrasar las reformas y los liberales se dividieron en dos tendencias: moderados partidarios de hacer las reformas sin enfrentarse ni al rey ni a la nobleza, y los exaltados que querían acelerarlas. Los moderados gobernaron hasta 1822 y luego los exaltados.

Fernando VII es liberado

Además el rey conspiró y solicitó a la Santa Alianza que interviniera en España.  En el Congreso de Verona decidió intervenir enviando a los Cien Mil Hijos de San Luis, un ejército francés al mando del duque de Angulema, que no encontró resistencia. Los liberales secuestraron a Fernando VII, se fueron con él hasta Cádiz donde fueron vencidos y se repuso a Fernando VII como monarca absoluto, octubre de 1823. El ejército francés permaneció cinco años en España.




La Década Ominosa: 1823 a 1833

Comienza una fuerte represión contra el liberalismo. El rey declaró nulos todos los actos del gobierno del Trienio Liberal. La Administración y el ejército fueron depurados. La Inquisición no fue repuesta. En realidad los liberales se exiliaron a Gran Bretaña y Francia, desde dónde continuaron la planificación e intentos de nuevos pronunciamientos, como el de Torrijos en 1831, pero fracasaron.

Fusilamiento de Torrijos

Desde 1826 los sectores isabelinos más conservadores se aliaron con Carlos Mª Isidro, hermano del Rey y supuesto sucesor; pero Fernando VII promulgó la Pragmática Sanción, en 1832, que derogaba la Ley Sálica que impedía reinar a las mujeres y abría entonces la sucesión a su hija Isabel impidiendo la de su hermano Carlos. Se formaron dos bandos en la Corte: los carlistas ,absolutistas y los isabelinos, liberales moderados. La Reina Mª Cristina, regente durante la enfermedad de Fernando, autorizó el regreso de 10.000 exiliados, logrando así el apoyo de los liberales a su hija . Consecuencia de todo fue que a la muerte del Rey en 1833 comenzaron las Guerras Carlistas.